RegistrarseEntrar
Compartilo en Facebook Compartilo en Twitter Compartilo en Email Compartilo en Favoritos Compartilo en Más
Detalle de articulos    noviembre 23, 2017
Ocaso en el desierto                 Imprimir      Agregar a Favoritos

Creador: manos a la obra       Autor: Ana Gjurinovich   Tecnica: Pintura acrílica sobre bastidor   Vistas: 6711    1    0   (Debe identificarse para calificar).

 
Ver tecnica en video
 

Pintura

 

Pintura

 
 
 

 

 

 
  Materiales  
 

Pinceles
Papel absorbente
Paño esponja de cocina amarillo tipo ballerina.
Acrílicos Decorativos:
Blanco
Negro
Rojo oxido
Siena Tostada
Anaranjado
Rojo Cadmio
Amarillo dorado
Amarillo medio
Pinceles:
(Línea sintética): Pinceles  chatos  anchos para fondos, al menos dos; angulares, redondo 4 con buena punta, liner, pinceles chatos o angulares chicos usados, pinceletas de 1´o 1/2´. 

  Paso a paso  

Antes de comenzar:
Importante:
Humidificar los pinceles: el mayor error al querer fundir un color con otro es tener el pincel excesivamente seco o excesivamente húmedo. A diferencia del óleo, el acrílico se seca muy rápido y es bastante difícil utilizar mop o pinceles esfumadores secos en grandes superficies. Para este propósito basta con utilizar pinceles grandes, pinceletas o similares (sintéticas) humedecidas del siguiente modo: mojar el pincel con agua limpia, luego absorber el exceso de agua apoyándolo y presionando sobre un paño esponja tipo ballerina, y hasta después puede concluirse de secarlo en un papel absorbente de cocina doblado en cuatro (o no, según necesidad de humedad y clase de absorción que tenga el pincel). De ese modo se obtendrá una humedad ideal para el fundido, que se debe sentir frío al tacto, pero no debe dejar salir agua si se lo presiona-
Transferir con carbónico amarillo la zona de nubes central, que va por debajo del sol.
Trabajar con consistencia cremosa liviana del acrílico, no demasiado diluida:
Luego con pinceleta ancha grande  tomar acrílico amarillo medio y extender rápidamente en el área donde va a ir el sol, ampliando la zona hasta los límites del cambio de color. Enseguida y sin limpiar el pincel tomar amarillo dorado y colocar alrededor de la zona anterior, fundiendo un poco ambos amarillos donde se tocan. Proceder del mismo modo con el anaranjado, y sin perder tiempo tomar otro pincel previamente humidificado y esfumar los limites entre zonas perfectamente con movimientos de vaivén. Cuidar no manchar los tonos claros con los oscuros. (Ej.: Si el pincel esta cargado de naranja, no reingresar sobre el amarillo claro, usar otro limpio y humedecido previamente).
Proceder con Siena tostado a continuación del anaranjado, luego rojo oxido más negro hasta llegar a las esquinas derecha e izquierda del trabajo. Fundir del mismo modo, en estos casos en forma un poco circular. Dejar secar muy bien.
Proceder en la parte inferior del cuadro (debajo de las nubes) del mismo modo, pero aquí comenzando con el amarillo dorado, luego anaranjado e inmediatamente ingresando en la mezcla del anaranjado el rojo de cadmio. Luego seguir con Siena tostado y oxido mas negro, como arriba. Al fundir, “traer” el anaranjado mas rojo sobre el amarillo, de modo que se logre una fusíón de colores mas bien subida, diferente a la zona superior.
Siempre que se desee aumentar el color o perfeccionar una zona ya previamente pintada y muy bien seca, condición importantísima, proceder sobre húmedo, pincelando humedad (no encharcando) con agua limpia sobre la zona a retocar. Allí agregar el color deseado, el mismo más intenso o el cambio de tono deseado y proceder del mismo modo que anteriormente, esfumando zonas. Dejar secar muy bien.
NUBES (*)
Para realizarlas utilizar mezclas de colores similares a los que se usaron para el cielo apoyando tonos más oscuros sobre más claros. Trabajar con pinceles angulares o chatos. Con movimientos circulares y a la vez horizontalizando el trazo, crear la zona nubosa “lineal” bajo el sol. En los costados, las nubes oscuras realizarlas con cargas de rojo oxido y negro, o Siena tostado y anaranjado. Algunas nubes pueden tener su “panza” oscura y sin esfumar y  aparecen como bloques  con su base oscura. Otras tienen una base esfumada, allí trabajar con pinceles viejos suaves con movimientos de zig-zag perdiendo como en pincel seco, el resto del color en el fondo seco del cielo.  Resaltar la luz en la parte alta  y baja de las mismas. En la parte alta, porque el sol aparece sobre ella y las ilumina; en la parte baja porque el desierto devuelve la tonalidad y aparecen iluminadas por reflejo. Se realiza con un degrade de tonos calidos desde los mas oscuro a los mas claros, que deben quedar en el borde iluminado: los amarillos y amarillo con blanco son los últimos q se colocan, justo donde el reflejo es mayor. Realizarlo con liner o redondo de buena punta.
Las tonalidades mismo dentro de la nube pueden cambiar, tomando parte del color del cielo sobre todo en las sombras. Superponer a nubes grandes algunas otras mas pequeñas y oscuras, y viceversa, como indicación que navegan por el cielo en diferentes planos mas cercanos y mas lejanos del observador.
Ir creando de este modo todas las nubes oscuras, rojas o amarillas  que se ven en el original, con movimientos semicirculares y estirando la pincelada húmeda.
Crear nubes amarillo medio sobre el anaranjado de la base: con amarillo medio y apenas  blanco trabajando movimientos semicirculares.
Sol: realizar un circulo con blanco y pintarlo pleno, “flotar” sombra amarillo dorado-anaranjado apenas alrededor).
(*) Un efecto muy bueno puede conseguirse si al realizar las nubes, enseguida o a los pocos segundos (el efecto cambia según el tiempo de secado) se sustrae, o sea se quita con un paño esponja húmedo parte de la pintura que se acaba de aplicar, también  con movimientos semicirculares como creando nubes. El quitar parte de la pintura deja entre ver la capa anterior de base, creándose diferentes matices que pueden ser realzados, una vez seca esta capa, con veladuras de tonos diferentes
Proyección de Sombras y rayo de luz central:
Se realizan de la misma manera ambas: humedecer con agua limpia el cielo en la zona deseada, por Ej. de sombras profundas, o proyección de sombras bajo las nubes; enseguida tomar con pincel ancho un poco de negro y a manera de veladura oscurecer el lugar deseado. Continuar pincelando para esfumar el efecto tanto como se desee. En el caso del rayo de luz central sobre el caballo, proceder también humedeciendo el lugar donde se desea el efecto, siempre un área mas grande que en la que efectivamente se va a trabajar, tomando con el pincel amarillo medio mas apenas de blanco y trazar el rayo en forma vertical. Con suave presión continuar pincelando para integrar al fondo. Puede repetirse para un efecto más marcado luego que este bien seca la primera aplicación.

                                                                                 

Ana Gjurinovich
ana.tallerarwen@gmail.com

 

 

Etiquetas:
ocaso en el desierto acrílico bastidor Ana Gjurinovich pintura caballo

Compartir esta técnica
Compartilo en Facebook Compartilo en Twitter Compartilo en Email Compartilo en Favoritos Compartilo en Más

Articulos Relacionados
"Flores sobre rojo carmín"  (24/02/2014) "Chicas Góticas" (18/02/2014) "Pequeño Cottage" (paisaje inglés) (16/01/2014)
"Deshojando margaritas" (18/02/2014) "Sueño de una noche de verano” (27/01/2014)